Dhc-1 22 Chipmunk

El 22 de mayo de 1946, en la ciudad canadiense de Downsview en Toronto, efectuó el primer vuelo el DHC-1 Chipmunk (ardilla listada) matriculado CF-DIO-X. Estaba llamado a sustituir a las veteranos Tiger Moth empleadas durante décadas para la instrucción de pilotos militares y cumplió sobradamente las expectativas de los operadores de la época.



El Chipmunk DHC 1 Serie 22 A que probamos este mes fue construido en Chester, Reino Unido, en 1950 y tiene el número de serie C 10080. Aunque está caracterizado con los colores de la Royal Canadian Air Force (RCAF), ha estado siempre basado en Inglaterra y ha prestado servicio en diferentes unidades de la Royal Air Force (RAF) con los numerales WB-635 hasta que fue dado de baja por la RAF y adquirido por un particular que lo matriculó G-AOSZ.

En el año 1996 fue totalmente restaurado en Inglaterra por la empresa especializada Clasic Fabric LTD, momento en el que fue pintado con los colores de RCAR El motor Gipsy Major también ha sido objeto de diversas restauraciones, la última el 31 de agosto de 1995, fecha en la que se efectuó un Top Overhaule (cambio de cilindros y pistones) por la empresa especialista en motores antiguos y también inglesa Vintage Engine Tecnology Limited.



Antes de ser adquirida por su actual propietario estaba basada en Spanhoe Lodge, un aeródromo construido durante la Segunda Guerra Mundial y desde donde despegaron fuerzas aerotransportadas que a bordo de planeadores de asalto Hamilcar y Horsa remolcados por C-47, participaron en el día "D".



DHC-1 22 CHIPMUNK como avion de acrobacias


El DHC-1 Chipmunk es un monoplano monomotor de ala baja, biplaza en tándem, patín de cola y de construcción totalmente metálica con partes enteladas. La construcción es de una gran consistencia y durabilidad.



Tiene una longitud de 7,75 metros, una altura de 2,13 metros, una envergadura de 10 metros y un peso máximo al despegue de 2.100 libras.


Ideado como avión de instrucción militar es totalmente acrobático con un factor máximo de carga positivo de +6 Gs, una velocidad nunca exceder de 155 KIAS y una velocidad máxima de maniobra de 117 KIAS.



El tren de aterrizaje es tipo patín de cola. El tren principal está situado a la altura del borde de taque y dotado de suspensión oleo neumática de excelente comportamiento en la toma. Es de destacar el generoso ancho de vía que proporciona un comportamiento muy estable incluso con viento cruzado. El patín de cola es de rueda loca. A diferencia de otros aviones, ésta no puede bloquearse para el despegue, algo que al principio sorprende pero que más adelante aclaramos.

El freno de las ruedas también es original. Equipado con frenos de disco que no se actúan desde la puntera de los pedales sino por medio de una palanca situada en el lateral izquierdo. Según se va tirando de la palanca de freno con la mano izquierda se va graduando la acción de los frenos hasta un máximo correspondiente al freno de aparcamiento que se bloca con un pestillo que lo fija.

La aparición de fisuras en las alas en los Beechcraft B-45 Mentor de la Fuerza Aérea de Argentina ha obligado a paralizar la fase de instrucción de última promoción de pilotos.



El año pasado no hubo egresos del curso de aviadores militares conjuntos en Argentina. La iniciativa del Curso Básico Conjunto de Aviación Militar lanzada Inace dos años por la ministra de Defensa, Nilda Garre, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Jorge Chevalier, quedó truncada por problemas en los Beechcraft B-45 Mentor de la Fuerza Aérea Argentina que han dejado paralizados los aviones en tierra.



La promoción de los cursantes que debían haberse recibido el año pasado, está integrada por 31 miembros de la Fuerza Aérea, ocho oficiales de la Armada, tres del Ejército, uno de la Prefectura у un becado del Paraguay.



Aviones para la instrucción aeronáutica en argentina



Curso básico conjunto

A fines del año 2006 se unificó el aprendizaje básico de los pilotos de las tres fuerzas en el denominado Curso Básico Conjunto de Aviador Militar (CBCAM), que se imparte en instalaciones de la Escuela de Avia¬ción Militar (EAM) de la Fuerza Aé¬rea, en Córdoba, y que utiliza como eje principal de entrenamiento al B-45 Mentor (versión artillada del T-34 Mentor).



En el curso del año pasado, cada aspirante solo pudo reunir unas 15 horas de vuelo; cuando en realidad en la instrucción primaria se deben volar entre 115 y 150 horas.



Los Mentor de la FAA y su overhaul

Los Mentor argentinos fueron adquiridos en 1956 a su fabricante, Beechcraft. La FAA compró un total de 90 ejemplares, de los cuales 15 fueron traídos desde la fábrica en Wichita (Kansas, Estados Unidos); y el resto, construidos a través de kits por la Fábrica Militar de Aviones.



En 1999 se decidió realizar un overhaul completo que permitiera extender su vida útil por muchos años más. Los trabajos fueron realizados en 30 aviones por Lockheed Martin Aircraft Argentina (inspecciones de estructuras, modernización y montaje final); Área Material Rio Cuarto (reparación a cero horas de 10 motores, ya que los otros llevan motores nuevos). Además, al avión se le han introducido varias mejoras en su sistema e instrumental.



De acuerdo con evaluaciones realizadas por el ministerio de Defensa argentino, el overhaul completo de estos aviones permitiría contar con un buen entrenador primario a una fracción de su costo. No debemos olvidarnos que el precio de adquisición de estos aviones fue de poco más de 38 mil dólares por unidad.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal