Guardia Nacional Aérea de los E.E.U.U

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos goza, como es lógico, de todas las prioridades en equipamiento, entrenamiento y recursos, pero ello no es óbice para que su Guardia Nacional Aérea se mantenga alerta, bien equipada y dispuesta a intervenir en el más breve plazo si así se requiere.




Contrariamente a lo que se pueda pensar la Guardia Nacional Aérea de los Estados Unidos no está compuesta por unidades de segunda fila, con aviones y equipos obsoletos y personal profesional escasamente entrenado como cabría considerar en Europa sobre cualquier fuerza de reserva. De hecho, aún con unas fuerzas totalmente profesionales como son las estadounidenses, para el tipo de conflictos que hoy se contemplan y con unos presupuestos más reducidos que antaño, es esencial disponer de una capacidad de movilización casi inmediata que pueda responder de forma casi automática ante las situaciones de crisis que se pueden presentar en la actual coyuntura internacional.



El prsente de la Guardia Nacional Aérea de los E.E.U.U



Efectivamente, tras la Guerra del Golfo, la Guardia Nacional Aérea decidió prepararse para los nuevos tipos de conflicto que podían anticiparse. A pesar de ciertas reticencias en cuanto a personal y aspectos relativos a una posible falta de motivación y coherencia en las unidades, estaba claro que en el futuro debería estar en condiciones de responder a un amplio espectro de misiones, siempre en forma coordinada y de acuerdo con la fuerza principal a la que debe apoyar, la fuerza aérea activa y de primera línea de las fuerzas armadas de los EE.UU.




Desde la Guerra de Corea, la Fuerza Aérea estadounidense y la Guardia Nacional Aérea han venido aplicando el concepto de «fuerza total» en la puesta en práctica de una doctrina de empleo de las fuerzas de reserva y movilización.

0 comentarios:

Entrada más reciente Página principal